Mientras el cerco de la justicia se cierra sobre los funcionarios de Cambiemos, por el supuesto encubrimiento en la desaparición forzada del activista Santiago Maldonado, el gobierno nacional asumió esta semana una nueva estrategia.

La nueva postura del oficialismo quedó evidenciada esta mañana, cuando el ministro de Justicia, Germán Garavano, fue tajante ante una pregunta por el rol de las fuerzas de seguridad en la desaparición del joven artesano.

Loading...

“¿Usted pone las manos en el fuego por la Gendarmería?”, le preguntaron. Y contestó: “No, de ninguna manera, yo no pongo las manos en el fuego por nadie; debemos estar abiertos a cualquier hipótesis”.

Hasta principios de esta semana, el Poder Ejecutivo había defendido el accionar de los efectivos en los operativos que realizaron el 31 de julio y el 1° de agosto en la ruta 40.

Sin embargo, el cotejo de ADN que tornó inverosímil la hipótesis que situaba a Santiago Maldonado en un ataque a un puestero de Benetton lo obligó a restructurar su mirada sobre el caso.

El funcionario aseguró que la causa está rodeada de “cosas extrañas que aparecen y que tienen que ver con el clima enrarecido vinculado a lo electoral”.

Loading...
Fuente: Infobae

 

Anuncios